Johnson convocó a una sesión de urgencia al Parlamento por el avance talibán en Afganistán

0
34

Los talibanes, que la semana pasada tomaron una veintena de capitales de provincia, se acercaban este domingo a la toma completa del poder, al cabo de una campaña militar de una asombrosa rapidez que los llevó a las puertas de Kabul, la capital aislada y sitiada, donde los insurgentes recibieron la orden de no entrar.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, convocará esta semana una sesión de urgencia en el Parlamento, actualmente en receso por las vacaciones de verano, para debatir sobre Afganistán, en momentos en que el movimiento islamista talibán rodea la capital afgana y exige una entrega del poder, informaron este domingo medios británicos.

En medio de temores de que los talibanes puedan tomar el aeropuerto internacional de Afganistán, el medio británico The Telegraph informó que el embajador del Reino Unido en el país asiático será trasladado en avión fuera del país el lunes por la noche.

Según la agencia de noticias privada británica Press Association y la cadena Sky News, que citan una fuente de Downing Street, ya había conversaciones en curso con la presidenta de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, para determinar el día que se llamará a los diputados a Londres, bajo petición del jefe del Gobierno.

La residencia oficial de Johnson no confirmó la información.

Los talibanes, que la semana pasada tomaron casi todo el norte de Afganistán, incluyendo una veintena de capitales de provincia, se acercaban este domingo a la toma completa del poder, al cabo de una campaña militar de una asombrosa rapidez que los llevó a las puertas de Kabul, la capital aislada y sitiada, donde los insurgentes recibieron la orden de no entrar.

El avance insurgente se da tras 20 años de intervención militar de Estados Unidos y la OTAN para derrocarlos del Gobierno de Afganistán.

La decisión de Washington de retirar sus tropas del país provocó que otros países de la OTAN, entre ellos Reino Unido, sigan el ejemplo.

Estos últimos días Londres criticó de manera abierta la medida de su aliado estadounidense.

“No hemos traicionado a Afganistán”, dijo al diario Sunday Telegraph, la versión dominical de The Telegraph, el secretario de Defensa británico, Ben Wallace, quien defendió la decisión de Reino Unido de retirar las tropas del país.

Wallace explicó que Reino Unido no podía “hacerlo solo” después de que Estados Unidos anunciara sus planes de retirarse.

“Sería arrogante pensar que podríamos resolver Afganistán unilateralmente”, concluyó.

La semana pasada, el Ministerio de Defensa británico informó que se estaban desplegando 600 soldados británicos en Kabul para ayudar a evacuar a unos 3.000 ciudadanos británicos y unos 2.000 afganos que trabajaban con las fuerzas británicas.

Se informó que un avión Hércules de la Royal Air Force salió ayer del aeropuerto con diplomáticos y civiles.