La madre de Miguel Bru dijo que no habrá duelo hasta que hallen los restos de su hijo

0
110

Rosa Schonfeld de Bru admite que la única esperanza de encontrar los restos es que el expolicía, Justo López, condenado por el homicidio y desaparición de Miguel, diga dónde está el cuerpo del joven, algo que hasta ahora no ha confesado.

Rosa Schonfeld con la foto de su hijo Miguel.

Rosa Schonfeld de Bru, la madre del estudiante de periodismo torturado hasta morir en una comisaría de La Plata en 1993 y cuyos restos aún no fueron hallados, recordó al cumplirse este martes 28 años de su desaparición que aún no puede transitar el duelo por su hijo ya que “no importan los años que pasaron, la herida no cierra y el duelo no empezará hasta que encuentre” los restos de él.

“Este martes haremos la vigilia que hacemos todos los años frente a la comisaría 9na de La Plata y la Secretaría de Derechos Humanos de Nación hará una señalización del lugar”, contó a Télam Rosa Schonfeld de Bru.

La actividad, organizada por la Asociación Civil Miguel Bru junto a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, tendrá lugar a las 19.

Los organizadores esperan que estén presentes junto a Rosa y su familia Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; Horacio Pietragalla, secretario de Derechos humanos de la Nación; Matías Moreno, subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires; familiares de víctimas de violencia institucional y autoridades de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata donde estudiaba Miguel al desaparecer.

“No han surgido pistas sobre Miguel y el último rastrillaje que se hizo en la ciudad de Berisso dio negativo”, dijo la mujer con tono cansado pero firme, apuntando que ya son más de 39 los operativos de búsqueda realizados en busca de los restos del estudiante desaparecido el 17 de agosto de 1993 a los 23 años.

Por su parte, el gobierno de la provincia de Buenos Aires ofrece una recompensa de hasta un millón y medio de pesos a quien aporte un dato que permita encontrar su cuerpo, pero esto tampoco ha dado resultados.

“A veces el médico me mira, ve mi cara y me dice ´Rosa… ya pasaron muchos años´ pero esto no terminó, la herida no cierra y hay un duelo que no empezará hasta que encuentre a (los restos de) Miguel. ¡Que le diga a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que se resignen!. No lo harán y yo tampoco puedo”, expresó.

La mujer reconoció que la única esperanza es que el expolicía, Justo López, condenado por el homicidio y desaparición de Miguel, diga dónde está el cuerpo del joven, algo que hasta ahora no ha confesado.

“Tiene la libertad ofrecida, yo no tengo inconveniente en que quede en libertad si me dice dónde está Miguel”, dijo Rosa y y agregó que “eso él lo sabe pero no dice nada. Y la justicia ve esa falta de interés en colaborar”.

La madre de Bru confesó también le da “miedo que cualquier día” le “digan que ya dan por cumplida su condena”

Miguel Bru desapareció luego de denunciar a efectivos de la comisaría novena de La Plata por un allanamiento ilegal en su casa y comenzar a ser amenazado y hostigado para que retirara esa acusación

Según se acreditó en juicio, el joven fue secuestrado cerca de la localidad de Bavio, en el partido de La Plata, el 17 de agosto de 1993 y las declaraciones de varios detenidos y las pericias en el libro de guardia permitieron comprobar que fue ingresado en esa seccional entre las 19 y las 20, donde fue visto por última vez mientras era torturado.

En 1999, en un juicio oral y público, fueron condenados a prisión perpetua el ex-subcomisario Walter Abrigo, quien murió en la cárcel; y el sargento Justo López, por el homicidio y desaparición; mientras que por encubrimiento fueron sentenciados el ex-comisario Domingo Ojeda y el ex-oficial Ramón Ceressetto.