Quiénes son los senadores del Frente de Todos que votaron contra el acuerdo con el FMI

0
71

Al igual que lo que ocurrió la semana pasada en la Cámara de Diputados, donde los legisladores de La Cámpora y otros kirchneristas no acompañaron el acuerdo con el FMI, en el Senado los legisladores de la agrupación que dirige Máximo Kirchner y los alineados con Cristina Kirchner votaron negativamente.

Los trece votos en contra fueron de los camporistas Mariano Recalde, María Eugenia Duré, Anabel Fernández Sagasti y Matías Rodríguez; los kirchneristas Oscar Parrilli y Juliana Di Tullio; además de los puntanos María Eugenia Catalfamo y Adolfo Rodríguez Saá, el rionegrino Martín Doñate, la salteña Nora del Valle Giménez, la santacruceña Ana María Ianni; la chaqueña María Inés Pilatti Vergara y el jujeño Guillermo Snopek.

Un párrafo aparte merece el voto negativo de Rodríguez Saá, que ya su decisión no estaba en los papeles de nadie.

A estos trece rechazos hay que sumarle las dos abstenciones de la rionegrina Silvina García Larraburu y la neuquina Silvia Sapag (la tercera abstención fue de Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino), con lo cual totalizan 15 los votos “no positivos” del Frente de Todos.

A favor del proyecto votaron 20 oficialistas, empezando por el jefe de la bancada, el formoseño José Mayans, pasando por otros legisladores de relieve como el tucumano Pablo Yedlin y el misionero Maurice Closs.

La razón del voto negativo

En un documento que difundieron a la prensa, los senadores kirchneristas que votaron en contra explicaron los motivos detrás de esa decisión. Allí señalaron que los compromisos que asumirá el Gobierno con el FMI son de improbable cumplimiento y atentan “contra el crecimiento económico” del país.

“A pesar de nuestra voluntad de honrar las deudas, sabemos que ajustar a los sectores de ingresos medios y bajos es por definición contraproducentes con los propios objetivos de crecimiento económico”, concluyeron los legisladores de La Cámpora y del kirchnerismo, que optaron por no seguir la línea bajada por la Casa Rosada.