Sabrina Ajmechet intentó aclarar sus dichos sobre Malvinas pero no dijo nada sobre su justificación de La Noche los Lápices

0
51

La precandidata a diputada nacional de Juntos por el Cambio había afirmado que “la creencia en que las Malvinas son argentinas es irracional, es sentimental”. Dirigentes de su mismo espacio, como María Eugenia Vidal, se diferenciaron de su postura.

A solo tres días de haberse oficializado las listas que competirán en las elecciones, las posturas de algunos precandidatos y precandidatas no paran de generar dolor de cabeza dentro de Juntos Por el Cambio. Esta vez fue el turno de Sabrina Ajmechet, la historiadora elegida por Patricia Bullrich como representante “intelectual” del espacio, que quedó en el ojo de la tormenta luego de que se viralizaran una serie de tuits viejos en los que negaba la soberanía de las Islas Malvinas. Sus declaraciones generaron tal repudio, incluso dentro de su propio espacio, que ayer tuvo que publicar una carta desdiciéndose. “Pido disculpas porque hay gente que respeto que se ofendió de buena fe”, escribió en una columna en el diario Clarín, luego de que se dieran a conocer publicaciones en las que sostenía cosas como “Las Malvinas no existen, las falkland islands son de los kelpers”. Ayer, también se conocieron publicaciones en redes sociales en los que responsabiliza a las víctimas de “La noche de los lápices”: “Fue un operativo contra un grupo montonero”, escribió.

“Invito a Sabrina Ajmechet a que venga a Tierra Del Fuego para que nos explique a los fueguinos por qué, según ella, las Malvinas no son nuestras y son de los Kelpers. Debería retractarse públicamente a la brevedad”, advirtió el senador radical fueguino, Pablo Blanco, a través de sus redes sociales. Así, el senador exteriorizó el malestar que había comenzado a gestarse dentro de JxC desde que trascendieron las publicaciones de la precandidata a diputada por la Ciudad. 

La creencia en que las Malvinas son argentinas es irracional, es sentimental”llegó a publicar Ajmechet el 2 de abril del 2012, fecha en la cual se conmemora el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. La repercusión de estas declaraciones fue tan negativa, tanto entre los propios como en los medios afines, que la misma María Eugenia Vidal, cabeza de lista que Ajmechet integra, debió salir a desdecirla: “Hablé con Sabrina y ella se disculpó. No hay ningún candidato de nuestra lista que ponga en duda la soberanía de las islas Malvinas”, aseguró en declaraciones radiales.

Las críticas, sin embargo, continuaron, por lo que el equipo de campaña de JxC la instó a que publicara una carta aclarando sus dichos. En el texto, Ajmechet pidió “disculpas” a los excombatientes y aseguró que defenderá “los intereses soberanos de nuestro país sobre las Islas Malvinas como marca la Constitución Nacional”. A pesar del fogueo interno que generó, desde JxC negaron que se le hubiese pedido su renuncia.

Más allá del revuelo interno, los viejos tuits de la historiadora del PRO –denunciada también por plagio– generaron una catarata de críticas del oficialismo y otros sectores de la sociedad civil, como la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas. “Después de que propusieron cambiar Malvinas por vacunas, Cambiemos pone una candidata que desconoce la historia y la Constitución”, cuestionó el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de Cancillería, Daniel Filmus, haciendo referencia a cuando Patricia Bullrich propuso en un programa televisivo “entregar” las Malvinas a cambio de las vacunas de Pfizer.

Por su parte, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, acusó a Ajmechet de atentar contra nuestra integridad territorial” y afirmó que “el PRO tendría que reemplazarla”.

Tras el repudio por Malvinas, ayer también se conocieron otros posteos de la precandidata a diputada, en los que cuestiona los trágicos acontecimientos sucedidos durante La Noche de los Lápices. En un hilo de Twitter publicado en 2019, Ajmechet responsabilizó a las víctimas por su militancia; señaló que se intentó mostrar a los estudiantes detenidos y desaparecidos como “perejiles”, y describió a la represión militar como “un operativo contra un grupo montonero”.